Experimento 21 : P + O2

 

Probablemente la mayor parte de nosotros, si nos preguntasen el nombre de una sustancia autoluminosa, contestaríamos  que el fósforo.    Según Licetus [1], a comienzos del siglo diecisiete un zapatero, V. Casciarolus o Casciorolus, encontró una piedra en Mons Padernus, Bolonia, la cual era tan pesada que él pensó que contenia un metal pesado. Descubrió que después de calcinar la piedra (barita) en un fuego de carbón vegetal y enfriada, resplandecía en la oscuridad con una luz rojiza.  Dicha substancia recibio el nombre de litheosphorus  o litheophorus; Y también piedra de Bolonia.  Algunos años más tarde, Baldewein descubrio otra variedad que él llamó fósforo hermeticus, o magnes luminaris [2] .  En el siglo diecisiete, el término fósforo – (de fvV, luz; Ferw, yo contengo (yo tengo luz) fue aplicado para llamar a cualquier sustancia capaz de volverse luminosa en la oscuridad.

 

J. von Kunckel relata en su Laboratorium chymicum (Hambourg, 1716) que él oyó que Henning Brand, al que él irónicamente llama un ' doctor teutonicus ', había preparado un tipo de fósforo que daba un resplandor continuo en la oscuridad, Sin ser iluminado por ninguna sustancia lúcida.  G.W. von Leibniz, en su Historia Inventionis phosphori (Berlín, 1710), dijo que H. Brand fue un comerciante empobrecido que trataba de restaurar su riqueza convirtiendo metales base en oro, y que fue durante sus experimentos alquímicos con orina que descubrió el fósforo.  Una carta de Brand a Leibniz, publicada por Peters [3], indica que Brand preparó el fósforo por primera vez en 1669.  Robert Boyle fue el primero en preparar fósforo en Inglaterra [4,5] .

Wolfgang y Ristau [6] observaron que el fósforo incoloro puede ser obtenido puro solo en un cuarto oscuro en ausencia de oxígeno y humedad.  Es una substancia incolora, transparente y vidriosa, o  blanca y finamente cristalina.  Es estable bajo las condiciones anteriormente citadas, pero rápidamente se vuelve amarilla a la luz.

 

EXPERIMENTO

en este experimento mostramos la combustión de fósforo amarillo en atmósfera de oxígeno.  El producto principal de esta reacción es pentóxido de fósforo, posiblemente mixto con un poco de fósforo rojo [7] .  Así es cómo se describe la reacción en un libro de texto [8] .  “El fósforo se une con oxígeno con gran rapidez, con gran intensidad, con fenómenos muy brillantes.  Durante esta combustión, se producen vapores blancos copiosos, que caen al fondo del recipiente en la cual el experimento se realiza, como copos de nieve.  Este vapor blanco es el ácido fosfórico seco, o anhidro.”

 

 

La cantidad de luz emitida durante la combustión es considerablemente mayor de la esperada debido a la temperatura de la reacción (Incandescencia, experimento 17).  Esto es porque el pentóxido del fósforo formado exhibe una fosforescencia fuerte después de la iluminación . Es interesante mencionar que la emisión de luz aumenta al disminuir la temperatura.

 

 

Seguridad

Debe recordarse de que el fósforo amarillo es altamente tóxico y es pirofórico a temperatura ambiente. Es sabido que es fácilmente inflamable por fricción leve e incluso por el calor de la mano[10].

 

Referencias

 

1          F. Licetus, Litheosphorus, sive de lapide Bononiensi lucem in se conceptam ab ambiente claro mox in tenebris mire conservante, Utini, ex typ. N. Schiratti, 1640.

2.         C.A. Baldewein [Balduinus], Aurum superius et inferius auræ superioris et inferioris Hermeticum, Francofurti, Lipsiae, 1675.

3.         H. Peters, Arch. Geschichte Naturw., 1912, 4, 206; Ibid., 1916, 7, 92.

4.         R. Boyle, Aerial noctiluca: or some new phenomena, and a process of a factitious self-shining substance, London, T. Snowden, 1680.

5.          R. Boyle, Phil. Trans., 1680, 13, 196, 428; Ibid., 1693, 17, 583.

6.          L. Wolf and K. Ristau, Zeit. anorg. Chem., 1925, 149, 403.

7.         J.W. Mellor, A Comprehensive Treatise on Inorganic and Theoretical Chemistry, vol. 8, new impr., London, Longman, Green and Co., 1953, p. 711.

8.         J.L. Comstock, Elements of Chemistry, 42-nd ed., New York, Pratt, Woodford & Co., 1852, p. 184.

9.         G. Fowles, Lecture Experiments in Chemistry, 3ed., London, G.Bell&Sons, Ltd.,1947, p.36.

10.          Ref. 8, p. 182.